El edificio

El Museo di Roma in Trastevere se encuentra en la plaza Sant’Egidio, en el edificio histórico del que fuera convento de las Carmelitas Descalzas desde el siglo XVII hasta después de la unidad de Italia. La plaza también debe su nombre al monasterio, en cuyo interior se halla la iglesia homónima.
El primer núcleo del monasterio se fundó en 1601, junto a la iglesia de San Lorenzo in Ianiculo. Posteriormente fue restaurado y se dedicó a San Egidio, para albergar la orden religiosa de las Carmelitas Descalzas.

Giuseppe Vasi (1710 - 1782), Monastero e chiesa di S. Egidio in Trastevere delle suore Carmelitane, incisione

En 1628, a petición de Vittoria Colonna, el papa Urbano VIII concedió a las monjas la iglesia dei Santi Crispino e Crispiniano, propiedad del Gremio de Zapateros y contigua a la de Sant’Egidio. Esta última fue derribada y se incluyó dentro del monasterio. De ella sólo se conservan las lápidas de mármol del Gremio de Zapateros, datadas en 1614 y situadas en la planta baja del Museo. La iglesia dei Santi Crispino e Crispiniano fue restaurada en 1630 y decorada con mármoles del condestable Filippo Colonna y, dos años después, el Papa la dedicó a la Virgen del Carmelo y a San Egidio. Las monjas vivieron en el convento hasta la toma de Roma.
El edificio pasó a ser propiedad del Ayuntamiento de la ciudad en 1875 y, desde 1918, fue un sanatorio para el tratamiento de la malaria infantil Ettore Marchiafava. Una lápida de mármol en la entrada del Museo recuerda la fecha en que el hospital fue dedicado al Dr. Marchiafava, médico ilustre y senador del Reino, experto en malaria y asesor de higiene en 1918, época en que la malaria se cobraba muchas vidas entre los trabajadores del campo romano. Los ingresaban en el sanatorio una media de dos meses, atendidos por el médico del Governatorato y las hermanas de la caridad de San Vicente de Paula. El recinto contaba con un huerto-jardín y una pequeña escuela.
Entre 1969 y 1973 el edificio fue restaurado por los arquitectos Attilio Spaccarelli y Fabrizio Bruno. Lo adaptaron para que pudiera albergar el Museo del Folklore e dei Poeti Romaneschi, donde se exhibirían elementos relacionados con las tradiciones populares romanas procedentes del Museo di Roma, situado en el Palazzo Braschi. El Museo del Folklore e dei Poeti Romaneschi abrió sus puertas al público el día 1 de febrero de 1977.
El Museo ha sido reestructurado recientemente para darle mayor funcionalidad y responder mejor a las actuales exigencias museográficas, como por ejemplo la organización de exposiciones, espectáculos y congresos. En el año 2000 reabrió al público con la nueva denominación de Museo di Roma in Trastevere.