Las pinturas

La colección de pinturas del museo se compone de obras de finales del siglo XVIII y principios del XIX ordenadas siguiendo temáticas ilustrativas de ciertos aspectos de la vida social en Roma. La mayor parte de las obras proceden del Museo de Roma.
Los autores son pintores italianos, como Ippolito Caffi y Vincenzo Morani, y extranjeros, como Salomon Corrodi, Adolphe Roger y Teodor Aerni. Todos ellos representaron episodios de la vida popular con una gracia y una alegría, unidas a una sensibilidad tal que nos permiten que nos introduzcamos en un mundo ya desaparecido.

Vincenzo Morani, Pranzo in campagna, 1858

Parte relevante de la colección son varias acuarelas de la serie Roma Desaparecida de Ettore Roesler Franz (1845-1907) que representan plazas, palacios, patios, orillas del Tíber, lugares y aspectos de la vida popular romana que estaban desapareciendo a causa del nuevo plan urbanístico de Roma tras 1870.
En el siglo XIX, Roma era un destino muy apreciado por artistas y personas del mundo de la cultura del norte de Europa y de Estados Unidos. Vivir en Roma era considerado una experiencia fascinante y una ocasión para conocer ejemplos sublimes del arte antiguo y moderno. Estos visitantes retrataron la ciudad con sus monumentos ilustres y, al mismo tiempo, dirigieron su atención a retratar escenas y personajes de las clases populares. Pintaron cuadros muy apreciados por los compradores extranjeros y actualmente se hallan expuestos en muchos museos europeos y americanos.
Las obras retratan multitud de temas: el traje tradicional, la devoción popular, las fiestas y las diversiones —como el carnaval, iluminaciones nocturnas, el baile y, en particular, el saltarello— y aspectos de la vida cotidiana como los oficios y las actividades podían observarse en la ciudad: barberos, panaderos, lavanderas, carreteros...
Las pinturas son un contrapunto visual a las Escenas Romanas y, a pesar de su exiguo número, consiguen ilustrar la vida popular del siglo XIX romano, codificada según los gustos y las sensibilidades de los artistas y de los museógrafos que, a principios del siglo XX, quisieron recrearla en “escenas”.